23.9.16

7 Ideas para reutilizar una vieja guitarra.

Vamos a terminar la semana al ritmo de una buena guitarra, aunque no precisamente de las que vemos hoy porque para hoy os propongo sacar del olvido esa guitarra que seguro que tienes en casa (lo mismo ya no te acuerdas que la tienes) y reutilizarla para decorar con ella tu casa.

Lo confieso, yo tengo en casa una guitarra en casa la cual no uso nunca. Fue uno de esos impulsos de adolescente, de esas locuras que no piensas mucho y que después te acuerdas mucho de ella. Íbamos a formar un grupo unos colegas y yo pero al final la cosa se enfrió y yo me quedé en casa con una guitarra que no usaba. Al principio intenté aprender pero la música no es lo mío, esa es la conclusión que saqué, aunque los Karaokes si ajajaja. Nunca he sabido que hacer con ella pero viendo las ideas que os muestro hoy, creo que alguna me podría valer.

Me parece que no soy el único o única en esta situación así que espero que os vengan bien estas ideas. Verdaderamente no son ideas muy complicadas de realizar, al final se trata de darle vueltas al coco y pensar en que podríamos convertir esa vieja guitarra y que nos sea útil, y por supuesto bonito. Aquí podéis ver por ejemplo que quitando el frontal de la guitarra y colocando unas baldas, podemos hacer una bonita estantería, o colocar en la guitarra unos colgadores y convertirla en un original perchero. Esta ultima idea a mi me ha ganado completamente porque no se me habría pasado por la cabeza nunca usar la guitarra para eso, así que me la apunto en la lista de posibles al igual que la lámpara. 

No se cual seria vuestra opción preferida, o si habéis hecho ya algo con una vieja guitarra, así que me gustaría que os paraseis un par de minutos a pensar que haríais y que nos contarais a todos que maravillosa idea se os a ocurrido. A mi se me a ocurrido que quizas se podría hacer una lámpara de techo o un estante cortando una por la mitad, ¿y a ti?. Espero vuestras super ideas :) ¡Buen finde!









21.9.16

Eames, Panton y Tolix. 3 sillas basicas para una decoración moderna


Pocas son las imágenes de decoración en las que no veías algunas de estas sillas icónicas y es que estas tres sillas, Eames, Panton y Tolix, se han convertido en un básico dentro de la decoración actual.

Verdaderamente es que es rara la imagen en la que no salgan algunas de estas tres sillas o algunos de sus distintos modelos. A mi particularmente son las que mas me gustan y siempre he pensado que dependiendo del estilo decorativo que hayamos empleado en nuestras casas nos viene mejor una u otra. E incluso los materiales con las que están hechas nos pueden servir para orientarnos a la hora de elegir cualquiera de las tres ya que cada estilo decorativo suele tener un material predilecto, como puede ser el metal con el estilo industrial.

Silla DSW o DAW de Charles & Ray Eames en Superestudio.com


Voy a ir en orden y de la primera que os voy ha hablar va a ser de la silla Eames, o silla DSW o DAW según el modelo. El matrimonio Eames (Charles y Ray) fué quien en la década de 1950 diseñó esta silla para el certamen de diseño low cost que organizaba el MoMa (Museo de Arte Moderno) de Nueva York. Ganó el certamen y además se convirtió en la primera silla de fabricación industrial realizada en plástico.

Las denominaciones DSW o DAW corresponden a los distintos modelos originales que se hicieron, mientras que las DSW (Dining height Side chair Wooden base) es la silla que no tiene brazos, la DAW (Dining height Armchair Wooden base) es el modelo que dispone de brazos. Estas sillas las podemos elegir con una estructura de patas en madera, o una estructura de patas metálicas, en su versión mecedora y en casi los colores que mas nos gusten. Yo esta silla siempre la he visto muy versátil, pudiéndose escoger para casi cualquier estilo de decoración gracias a las distintas opciones que os mencionaba antes.

La siguiente es la silla Panton, que se llama así por Verner Panton que la diseño en la década de 1960. Esta silla realizada de una sola pieza de inyección de plástico es su diseño mas conocido. En la actualidad existen muchos modelos de esta conocida silla, se puede elegir entre una gran gama de colores y también se pueden elegir con distintos estampados. Quizás de las tres, esta es la silla que menos juego da para decorar en distintos estilo, pero si que es una acierto seguro en decoraciones de estilo nórdico o contemporáneo. Eso si, esta silla crea un efecto muy bueno de contrastes cuando se junta con muebles de líneas mas clásicas.

Silla Panton de Verner Panton en Superestudio.com

Silla Tolix A de Xavier Pauchard en Superestudio.com


Y ya por ultimo le llegó el turno a la silla Tolix. Esta es de las tres la más antigua y quizás también la más usada en la actualidad. Xavier Pauchaurd la diseño en 1934, quien con 27 años viniendo de una zona de Francia conocida por la fabricación de muebles de madera supo innovar y crear esta maravillosa silla. Pauchaurd descubrió después de muchas investigaciones que sumergiendo el metal en un baño de zinc fundido y galvanizándolo, lo protegía del oxido, con lo que hizo ha silla resistente al paso del tiempo. Esta silla se hizo muy popular entre las cafeterías y restaurantes de Paris, e incluso traspasó la frontera del mobiliario de exterior pasando a decorar casas, oficinas y demás comercios. Hoy en día podemos encontrar esta sillas en un montón de colores y opciones diferentes como taburetes altos, taburetes bajos, con respaldo, sin respaldo.... A mi es la que mas me gusta de todas y es un referente dentro la de las decoraciones industriales, aunque también vale para otras como la rustica o nórdica.

Bueno, y hasta aquí todo. Espero que esta publicación os haya servido para saber mas sobre estas tres icónicas sillas, que más de uno o una tendrá en casa seguro. ¡Ciao!

Silla DSW o DAW de Charles & Ray Eames en Superestudio.com

Silla Panton de Verner Panton en Superestudio.com

Silla Tolix A de Xavier Pauchard en Superestudio.com

19.9.16

Una pequeña casa rural en Ibiza

45 m² llenos de encanto es lo que podemos encontrar en esta pequeña casa rural situada en Ibiza, en la que han sabido unir perfectamente elementos clásicos con otros de diseño. Una mezcla que como podemos ver, ha conseguido muy buen resultado.

La sencillez de su decoración y arquitectura es la que le da el encanto que vemos que tiene esta casita, más propia para pasar unos días de vacaciones que para vivir todo el año pero de la que podemos sacar bastantes ideas. En primer lugar lo que antes os comentaba, el acierto de unir elementos mas clásicos con otros mas actuales, de un diseño mas definido. Por ejemplo, entre los elementos clásicos encontramos las vigas de madera del techo, las damajuanas, los banquitos, las alfombras, los botes de cristal o la pared de piedra de la cocina, mientras que si repasamos los objetos de diseño encontramos las sillas Eames, la lámpara del salón, los muebles de la cocina o el baño en si. Verdaderamente es una fusión de elementos muy buena y que podemos tener en cuenta al a hora de decorar nuestras casas.

Pero también hay otras ideas que me han llamado la atención de esta casita. Una de ellas es el uso de tantos colores y que no desentonen. Lo normal a la hora de usar muchos colores cuando decoramos es que muchos no suelen llevarse bien entre ellos, no combinan bien, por lo que tenemos que renunciar a ellos. Pero un buen truco para no deshacerse de ninguno es usarlos dentro de la misma tonalidad, es decir, que no sean colores demasiado fuertes y otros mas apagados, sino que sean mas neutros en este aspecto. Y esto es lo que ocurre en esta adorable casita. Por otro lado, hay otra idea que me ha gustado muchísimo y que no había visto hasta ahora, usar lienzos con graffitis para decorar, que es lo que hacen en el salón. Me parece una buena idea que aporta frescura, actualidad y juventud a toda la decoración.

Y nada, hoy la visita es corta porque la casa es pequeñita pero creo que son bastantes ideas las que hemos podido ver hoy para copiar en nuestras casas. ¡Feliz lunes!















16.9.16

DIY Haz una sencilla y preciosa vinoteca


Se va una semana mas y nosotros la vamos a despedir de una forma mas o menos relajada, sin complicarnos demasiado, y para eso os propongo este sencillo pero a la vez precioso DIY para que hagáis vosotros mismo una vinoteca y poder exponer en ella vuestros mejores vinos.

Como podéis ver, lo de no complicarnos demasiado iba muy en serio pero tampoco vamos a renunciar al estilo. Con muy pocos materiales y en pocos pasos vamos a poder disfrutar de esta bonita vinoteca. Yo no soy muy aficionado al vino pero si tengo amigos que les gusta mucho y que cada vez saben distinguir mejor entre uno normalito y uno bueno, así que creo que este DIY les va a gustar bastante, es mas, lo mismo me animo y se lo regalo a alguno por su cumpleaños :)

Antes de ponernos manos a la obra, lo primero que vamos a necesitar es conseguir una madera que se ajuste bien a nuestras necesidades. Esta madera va a tener que tener al menos 20 cm. de ancho para que nos sirva y si queremos utilizar madera de palet por ejemplo, va a estar difícil encontrar algo superior a ese ancho. Pero no os preocupéis porque hay varias opciones como comprar la madera con las medidas que necesitamos, juntar algunas tablas de palet, reutilizar madera vieja de otro lugar.... 

Con la madera ya lista ahora si que podemos ponernos con nuestra vinoteca. Para hacer este sencillo DIY vamos a necesitar:

- Pintura en spray de color cobre.
- Pintura en spray de pizarra.
- Unos colgadores.
- Tornillos.
- Cinta de carrocero.
- Y un destornillador. Manual o eléctrico, da lo mismo.

Si te parecen pocos los materiales que vamos a emplear espérate porque menos son los pasos que vamos a tener que seguir para dejar lista nuestra vinoteca.

1.- Pintamos los colgadores con la pintura en spray color cobre. También puedes usar el color que quieras, no tiene que ser este y en cuanto a los colgadores podrás encontrarlos en cualquier ferretería.

2.- Protegemos la zona donde vamos a aplicar la pintura de pizarra en spray. Aquí si queremos podemos jugar un poco y personalizar la forma que queremos que tenga, podemos elegir una nube por ejemplo.

3.- Aplicamos la pintura de pizarra en la zona elegida.

4.- Cuando este seca la pintura, comenzamos a colocar los colgadores en la madera con la ayuda de los tornillos y el destornillador. Es importante dejar separación entre ambos colgadores pero tampoco en exceso. Lo mejor es colocar antes la botella para ver mejor sitio para poner los colgadores. ¡Y listo!

Y no tiene más. Así de sencillo es este DIY, que vais a poder colgar en la pared o dejar apoyado simplemente, ya esto como os vaya mejor. Espero que os guste y que os pongáis manos a la obra con el. Yo me lo he guardado en mi carpeta de cosas para hacer porque como os he dicho, en un cumpleaños de algún amigo cae seguro jajaja. ¡Feliz fin de semana!


Via

14.9.16

Antes y despues. De unas simples patas a una gran mesa de comedor




Era una noche de Semana Santa cuando volvía a casa andando desde el centro y a mitad de camino, unos metros delante de mí encontré estas estupendas patas de madera maciza. Fue amor a primera vista. Desde el primer momento en el que las vi supe que es lo que tenia que hacer con ellas, había que darles una gran segunda oportunidad. Y lo que podéis ver ahora es lo que se me ocurrió en ese preciso momento, una gran mesa de comedor. 

Desde el primer momento que te encuentras unas patas de madera como estas, sabes que el resultado va a ser bueno. Juegas con ventaja. Pero para llegar a ese resultado hay un proceso laborioso y que requiere mucha dedicación. Por eso hasta este verano no me he podido poner manos a la obra con esta mesa. Además para hacerla he usado pintura chalk paint, la cual no haba usado nunca, y he tenido que prestarle mas tiempo que si lo hiciera como hago normalmente. Y como no tenía prisa por hacerla pues fue un buen banco de pruebas, porque siempre tiene que haber una primera vez, y en esta ocasión le tocaba a la pintura chalk paint y el resultado ha sido muy bueno.



Para hacer esta mesa lo primero que hice crear una estructura lo sufientemente resistente para que aguantara sus 2 metros de largo. Para ello usé el palé que podéis ver en la imagen de arriba. Este lo tenía guardado para ocasiones especiales por su longitud, y estaba claro que esta era su hora de salir a la luz. Así que usé dos de sus listones para crear los lados más largos y dos listones más cortos de otro palé para los extremos de la mesa. Y en esto es lo de siempre, cortar y lijar. En las imágenes no se si se ve bien, pero lijé las esquinas y las redondeé para que se unieran a la estética de las patas. También oculté los tornillos que unían los listones a las patas para que no se vieran y para quedara estéticamente mas bonito.

Luego llegó el turno del chalk paint (yo usé Rust-Oleum de Xylazel). Lo bueno que tiene este tipo de pintura es que no hay ni que lijar antes ni aplicar imprimación, tan solo eliminar bien el polvo y aplicar las manos de pintura correspondientes. Otra cosa buena de esta pintura es que se seca muy rápido y esto es muy bueno para cuando por ejemplo solo tienes el fin de semana para hacer este tipo de tareas y no quieres que se alargue demasiado. Así que esto es una gran ventaja. Cuando ya estuvo la última capa seca llegó el turno de desgastar los bordes para darle personalidad a la mesa y crear una sensación de mueble más antiguo, de mueble que ha sobrevivido muy bien a miles de batallas. Y esta es otra gran ventaja del chalk paint, que es fácil de lijar para crear estos efectos. Desde luego tengo que darles las gracias a  Pintures Fontfreda y Pinturas Sanguino, de Grupo PYMA, por enviarme la pintura para probarla, porque la experiencia ha sido buenísima.




Con todo ya desgastado de la forma que buscaba, le llegó el turno a la cera protectora (de Xylazel también). Esta cera es recomendable para proteger la chalk paint, ya que al ser una pintura al yeso es muy absorbente con lo que cualquier mancha se quedaría adherida. Si le aplicamos la cera estamos protegiendo todo el trabajo que hemos realizado, además es muy fácil de aplicar con lo que no se tarda casi nada. 

Lo ultimo que hice de la mesa fue el tablero superior, para el cual compre unas maderas nuevas ya que quería que estuviera lo mas liso posible. Después de cortarlas a la medida que quería y de lijarlas (también redondeé las esquinas), llegó el turno de barnizarlas. Para esto use un barniz con tinte porque quería oscurecer un poco la madera del tablero y que esta se asemejara al color original de las patas, haciendo juego así la parte de arriba de la mesa con las zonas desgastadas. Y después de tres manos de barniz el resultado fue buenísimo. Uní el tablero con el resto de la estructura y listo. Mesa terminada.

Ha quedado una mesa sensacional, perfecta para un comedor donde se reúna mucha gente ya que cuenta con 2 metros de largo y 85 cm de ancho. A mi me ha encantado hacer esta mesa y me ha encantado usar la pintura chalk paint, la cual creo que voy a usar en mas ocasiones. Si te ha gustado esta mesa y encaja perfectamente en tu decoración, tienes suerte porque está a la venta. Por solo 130 euros puedes tener una gran mesa, que encaja en casi cualquier estilo decorativo, hecha a mano y totalmente original porque no habrá otra mesa exactamente igual como esta. Así que si te ha gustado y la quieres solo tienes que ponerte en contacto conmigo.

Y bueno, espero que os haya gustado el resultado y que dure poco tiempo en mi almacén ajaja. ¡Nos vemos el viernes!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips